JSN Pixel - шаблон joomla Создание сайтов

LOS TRAMPOSOS DEL MARATÓN CDMX, INSPIRADOS POR MEDALLAS Y "LIKES"

CIUDAD DE MÉXICO -- Jorge Zárate Medina y su esposa, Ana Vázquez, trotaron hacia adentro del Estadio Olímpico Universitario para completar el Maratón Ciudad de México 2017 el pasado agosto. La pareja cruzó la línea final juntos, y lo hicieron con un tiempo tan bueno que Vázquez calificó al Maratón de Boston del 2018.

Pero había un problema, los datos mostraban que ninguno había corrido el maratón entero.

El chip otorgado por los organizadores a todos los corredores, mostró que ambos no se registraron en siete puntos de revisión, los cuales estaban colocados generalmente a cada cinco kilómetros de la carrera. Los tiempos parciales eran subidos automáticamente al app oficial del maratón.

Tras comenzar el maratón, ambos corredores desaparecieron entre los cinco kilómetros y los 30 kilómetros de la carrera. Al terminar la carrera, Vázquez subió fotos y publicaciones a redes sociales reconociendo la proeza.

Al final, ambos fueron descalificados cuando los resultados oficiales fueron publicados el 12 de septiembre, a dos semanas de completarse el maratón. De los 5,806 corredores que fueron descalificados (casi el 20 por ciento), la mayoría fue acusada precisamente de saltarse tramos importantes de la carrera, según Javier Carvallo, el director del Maratón de la Ciudad de México.

"Hay casos como estos en todos los maratones a lo largo del mundo", dijo Carvallo en entrevista para ESPN Digital. "Pero el volumen que tuvimos en el 2017 fue muy alto, sí".

Carvallo apuntó a los medios de comunicación y perfiles en redes sociales que señalaron las irregularidades como valiosas herramientas para lograr identificar a los tramposos. El caso mexicano hizo olas alrededor del mundo.

"Estaba viendo los datos y pensé que había un error tecnológico", dijo Derek Murphy, quien maneja el sitio web Marathon Investigation, una página dedicada a desenmascarar a los que hacen trampa en carreras a lo largo del mundo. "Nunca había visto algo a esa escala".

Carvallo admite que la situación fue propiciada en parte por la campaña mercadológica que se creó en pro de la carrera. En el 2013, el gobierno de la Ciudad de México y el INDEPORTE debutaron su campaña de las medallas "MÉXICO", misma que otorga una medalla con diferente letra cada año. La campaña termina este año.

Dos grupos de Facebook, ¿Ya se cansaron? y Cazatramposos Maratón CDMX 2017, fueron los responsables de publicar varios casos de corredores fraudulentos a pocas horas de haberse terminado la carrera.

Los perfiles se enfocaron en aquellos quienes publicaban sus proezas en redes sociales. Al revisar los números de corredores en el app, era fácil determinar quienes habían corrido la carrera completa, y quienes no.

El deseo por obtener las medallas incluso ha creado un mercado secundario de venta. En páginas como eBay o Mercado Libre, las medallas se encuentran en venta libremente. Ahí, los que incluso no han corrido un solo maratón pueden comprar sus medallas que acreditan que lo han corrido.

"Desde un punto de vista mercadológico, ha sido un gran éxito", dijo Carvallo. "La gente lo disfrutó mucho y se apuntaban varios que querían sus medallas. Pero ha creado algunos problemas".

Además de las medallas, la motivación para hacer trampa viene de ser aceptados y vitoreados en redes sociales, de acuerdo a la psicóloga Marcela Félix, quien ejerce su trabajo además de ser conductora de radio en Navojoa, Sonora.

"Para alguna gente, entre más publican en redes sociales sobre felicidad y éxito, en realidad significa que son menos felices y menos satisfechos con sus vidas", dijo Félix en entrevista para ESPN digital. "La necesidad de reafirmar esa autoestima via 'likes' y comentarios, viene de una falta de satisfacción propia. Un maratón es una prueba enorme, y cuando la gente se da cuenta que no lo podrá completar, están dispuestos a mentir".

Mario Maciel, un profesional de relaciones públicas y corredor de maratones, dice que las medallas y los 'likes' en redes sociales han ayudado a la popularidad del maratón de la Ciudad de México, pero que presenta problemas para los corredores serios.

"Los corredores de aquí estamos acostumbrados a hacerlo en altura", dijo en entrevista para ESPN Digital. "Pero si no eres maratonista, es peligroso".

A lo largo de su experiencia como corredor de maratones, Maciel ha visto varias instancias de trampa. "Te das cuenta quien está nada más por recoger su medalla", dijo. "Hay una falta de cultura deportiva".

En el 2013, cuando la campaña de las medallas recién comenzaba, el Maratón CDMX sumaba apenas más de 10,000 corredores. El año pasado, presumieron casi tres veces ese número. De acuerdo a Carvallo, la meta en el 2018 son 42,195 competidores, o la cantidad de metros requeridos para completar un maratón.

De los que completaron el Maratón CDMX en 2017, 1,296 corredores calificaron para el Maratón de Boston 2018. Pero el número se vio reducido en gran manera gracias a los tramposos.

"Tenemos 30 corredores clasificados del Maratón de la Ciudad de México", escribió T.K. Skenderian, el director de comunicación del Boston Athletic Association, la organización que regula y organiza el Maratón de Boston. Skenderian dijo que además, hay 356 mexicanos registrados para correr la carrera, misma que se llevará a cabo el 16 de abril.

Para evitar lo sucedido el año pasado en la siguiente edición del Maratón CDMX, Carvallo y su equipo han tomado medidas para no dar pie a la trampa.

"No vamos a otorgar medallas el día de la carrera", dijo. "Mira, no queremos que la gente evite el maratón. Todo lo contrario. Pero quiero que cada persona que cruce la meta sea un corredor de verdad".

Además, los organizadores de la carrera pondrán a la venta medallas de réplica para que la gente que no corrió el maratón las pueda coleccionar. Esto, según Carvallo, evitará que los corredores chocolate quieran ingresar a la carrera sin intención de terminarla. El Maratón CDMX se este año se correrá el 26 de agosto.

"Como corredor, me da pena la gente que hace trampa", dijo Carvallo. "Como el director de la carrera, me frustra mucho porque trabajamos todo el año para armar un evento de talla internacional y esta gente nos desacredita. Es molesto", completó.

FUENTE

Go to top